Header Ads

Warner Channel: Maratón Two and a Half Men - 25 noviembre

Warner Channel presenta el Maratón Two and a Half Men con los mejores episodios de esta serie, el domingo 25 de noviembre, durante toda la tarde.

Una tarde en la casa de los Harper, un día cualquiera: Charlie sale de su pieza con una bella mujer y aunque no sea necesario pasa frente a Alan y le hace un comentario con sarcasmo sobre su soledad o su falta de dinero; Alan toma desayuno mientras disfruta de las comodidades de la casa, aparenta una vida que no le pertenece y corrige a Jake, salvo si se trata de hablar mal de su ex; Jake come, eructa, come, se rasca el ombligo, come y hace algún comentario inentendible; Berta escucha, limpia, se burla de Alan, le dice unas cuantas verdades a Charlie, toma un descanso y cobra más dinero del que merece; Evelyn llega a ver a sus hijos y ellos hacen lo posible por evitarla y Rose, espía, mira y persigue en secreto a Charlie. Si todo eso provoca carcajadas, imposible no pensar en las consecuencias de un compilado con varios días que transcurren bajo la misma premisa. 



Una cita ideal para rememorar episodios inolvidables, como el día que Charlie y Alan viajaron a Las Vegas junto a su futuro padrastro, quien aprovecha la ocasión para obtener la bendición de ambos hermanos; el episodio en que Jake quedó a cargo de Charlie; el gracioso viaje de Charlie y Alan cuando llevaron a Herb al nacimiento de su hijo con Judith; el repentino enamoramiento de Charlie con una agente de bienes raíces que es igual a su madre; el momento en el que Jake descubre un tatuaje de mariposa en el cuerpo desnudo de una surfista novia de Charlie; la desaparición de Jake con la hija de un jugador de la NFL; el regreso de una ex novia de Charlie ahora convertida en hombre; la inesperada Navidad de Charlie como anfitrión cuando estaba listo a salir de juerga; el interés de Evelyn por pasar un fin de semana con su nieto Jake cuando descubre que él había hecho eso con sus otros abuelos; o el día en que la casa de Charlie se convirtió en una escena del crimen.

Momentos inolvidables para volver a reír con una familia disfuncional, pero repleta de historias entrañables, momentos épicos y situaciones inesperadamente graciosas.